jueves, 4 de enero de 2018

"CUANDO ERA ILEGAL JUGAR AL BALONCESTO: EL PARTIDO SECRETO"


Imagino que  cuando lees de primeras este título, te costará pensar en qué extraña situación puede ser ilegal un partido de baloncesto. Cuando conoces el motivo te quedas totalmente perplejo y avergonzado como ser humano.
El “extraño” motivo era porque cuando se jugó este partido (1944) eran vigentes “Las Leyes de Jim Crow” en muchas zonas de EE.UU.
Dicha ley prohibía todo tipo de actividad compartida entre seres humanos de raza blanca con los de raza negra. Alucinante ¿no?. Pues ya veis que no estamos hablando de la época de la esclavitud, pero casi…


Este partido se denominó para siempre "Secret Game“ (el Partido Secreto) "celebró” con total clandestinidad en la localidad de Durham en 1944 cuando en EE.UU. las ligas de baloncesto separaban sus competiciones en negros por un lado, y blancos por otro. Ni podían jugar juntos ni enfrentarse.
Sin embargo, el 12 de marzo de ese año, un grupo de estudiantes de medicina de la Universidad de Duke, con un potente equipo de baloncesto que arrasaba en su liga universitaria decidió saltarse las leyes de Jim Crow por la iniciativa de un joven estudiante y jugador de aquél equipo llamado Jack Burgess.
De esa manera, Duke se enfrentó a un equipo de la Universidad para Negros de Carolina del Norte (Eagles) dirigidos por un entrenador que aprendió del mismisimo padre del baloncesto, James Naismith , siendo al final leyenda y miembro de Hall of Fame: John B. McLendon.

Aquellos jugadores eran muy conocedores que iban a participar en un partido que era ilegal y tuvieron que taparlo durante mucho tiempo.
Para conocer un poco lo que se arriesgaban aquellos jugadores os describiré muy por encima las inefables “Leyes de Jim Crow”.
También conoceremos algunos detalles del "Partido Secreto" a través.del historiador y profesor de universidad Scott Ellsworth y al final hablaré de dos de los protagonistas de aquella historia: Jack Burguess y John B.McLendon .


PANORAMA SOCIAL EN EE.UU EN 1944: LAS LEYES DE JIM CROW
El término de Jim Crow se originó en una canción interpretada por Daddy Rice, un cantautor blanco de 1830.
Rice se cubría la cara con pasta de carbón, o corcho quemado, para parecerse a un hombre negro, cantando y bailando como si se tratara de la caricatura de un ingenuo hombre negro.
Por la década de 1850, este personaje con la cara pintada de negro se había convertido cruelmente en una de las imágenes más despreciativas y estereotipadas del concepto de inferioridad del hombre negro en la cultura popular de los Estados Unidos, y era un estereotipo en los shows de aquellos días. 

El término se convirtió a finales del siglo XIX en sinónimo de un concepto perverso de segregación racial, dirigida específicamente a los afroamericanos. No está claro por qué se eligió este término. Sin embargo, lo que está claro es que hacia 1900, el término ya era identificado en general con las leyes y acciones racistas que privaban a los afroamericanos de sus derechos civiles, definiendo a los negros como inferiores a los blancos, y señalándolos como personas subordinadas.
Por lo tanto, Jim Crow fue el nombre del sistema de castas raciales que operaba principalmente, aunque no exclusivamente, en los estados sureños y fronterizos, entre 1877 y mediados de 1960.

Jim Crow representaba la legitimación del racismo anti-negro. Muchos ministros y teólogos cristianos enseñaban que los blancos eran el pueblo elegido, los negros y mulatos estaban condenados a ser siervos, y Dios apoyaba la segregación racial.

Estas son algunas de las leyes típicas de Jim Crow:

 -Todas las estaciones de autobuses y de trenes deberán disponer de salas de espera separadas o espacio y taquillas separadas para las razas blanca y de colores
 -La educación para niños blancos y para niños negros se realizarán en escuelas por separado.


 -Los negros y mulatos que violaban las normas de Jim Crow, por ejemplo, beber de la fuente de agua para blancos o intentar votar, arriesgaban sus hogares, sus trabajos, incluso sus vidas, evidentemente era ilegal cualquier tipo de juego o deporte compartido entre razas, principal motivo de esta entrada en el blog.

Y es que en 1944, en Estados Unidos, los negros aún tenían la obligación de sentarse en la parte de atrás de un autobús. Por eso, a uno de ellos le pegaron tres tiros. Se había pasado demasiado tiempo en la parte delantera, y el conductor le disparó. Un jurado formado completamente por hombres blancos declaró al conductor no culpable.

Dos décadas después del “Partido Secreto” se firmó la Ley de Derechos Civiles de 1964 que prohíbe la discriminación racial.
 Se prohibió la discriminación en los centros públicos, en el gobierno, y en el empleo, invalidando las leyes de Jim Crow en el sur de Estados Unidos. se convirtió ilegal obligar la segregación de las razas en las escuelas, la vivienda, o en contratación de empleados.


COMO SE GESTÓ EL PARTIDO SECRETO
A mediados de los años 90 al historiador Scott Ellsworth le dió por entrevistar al prestigioso “coach” McLendon para un reportaje sobre el 50 aniversario de la liga de universidades para negros. Repasando sus hitos, dejó caer que había sido el primero en disputar un partido entre estudiantes universitarios negros y blancos, en el Sur, y en 1944.
Ellsworth encontró un filón para realizar un magnífico artículo en el New York Times, y después un libro relatando aquella increible historia.
Una historia sobre unos muchachos de distintas razas que jugaron un partido ilegal que pudo tener consecuencias muy negativas, para ellos.
No las tuvo porque hasta casi 50 años más tarde no pudo contarse, y menos mal que se ha cambiado bastante, aunque queda todavía mucho camino por recorrer para superar el tema del racismo.
A lo que iba; el partido secreto, ah sí, todo comenzó como he mencionado antes a través de Jack Burgess, un estudiante de Montana, donde no existían las leyes raciales, y es más, no podía entenderlas.
Así que Burgess consiguió coordinar contactos clandestinos entre negros y blancos que iban a rezar en la iglesia cercana y así, propuso disputar un partido amistoso entre el equipo de la Universidad para Negros de Carolina del Norte , los “Eagles” (actualmente, Universidad Central de Carolina del Norte) y el equipo de la escuela de medicina de Duke.
El pretexto, cuál era el mejor equipo de Durham. Aunque es verdad que había mucho de romper con tanta ignorancia humana para convivir en armonía fuera de la raza que fueras.

La motivación extra para los Eagles era muy grande ya que era una oportunidad magnífica de demostrar que eran los mejores, pese a la discriminación racial.
 En su competición donde sólo jugaban negros, habían ganado 28 partidos y perdido uno. "Podemos ganar a cualquiera", pensaban los miembros de los Eagles pero no había manera de demostrarlo debido a las absurdas leyes de Jim Crow.


Al final,  aquellos blancos y negros se pusieron de acuerdo y lo harían el domingo 12 de marzo, a las 12 de la mañana. Era la hora en la casi todos los habitantes de Durham, incluidos los agentes de policía, estarían en la iglesia.
Se haría en la cancha de los Eagles, pero sin avisar a ninguna de las dos universidades, por motivos obvios.
Fue tan furtivo aquel partido que los de Duke se fueron a hurtadillas de sus hogares, sin dejar rastro en dos coches alquilados, asegurándose de que nadie les seguía, y cambiando la ruta habitual.


En cuanto bajaron de los coches, llegaron al pabellón con las cabezas tapadas por sus chaquetas . Así lo narraba mucho tiempo después, un miembro del equipo de Duke: David Hubbel.
Entraron los de Duke y se cerraron las puertas a cal y canto, se corrieron las cortinas, y no se permitió el acceso a espectadores. Sólo jugadores, entrenadores, un árbitro, y un periodista del The Carolina Times, el semanal para negros de Durham, que averiguó que se iba a celebrar aquel acto ilegal : el partido secreto. El reportero prometió no escribir nada al respecto, y … que cumplió su promesa.


COMO FUE EL PARTIDO SECRETO por Scott Ellsworth 
Os dejo algunos extractos del fantástico artículo que realizó Ellsworth y del que después acabó en un libro :


 “Aubrey Stanley comprobó los cordones de sus botas de lona y lanzó una mirada que atravesó la cancha del gimnasio. El pivot del otro equipo era tres o cuatro pulgadas más pequeño que “Big Dog”, el pivot del equipo de Stanley, los “Eagles”. Era buena señal.

 Stanley y sus compañeros de equipo iban vestidos con sus jerseys castaños, pantalones cortos de satén, rodilleras, las medias altas rayadas y las zapatillas altas de lona con una reseña de la guerra. Sus componentes eran - Stanley, Henry (Big Dog) Thomas, Floyd (Cootie) Brown, James (Boogie-woogie) Hardy – tenían un juego muy rápido muy difícil de parar en ataque.
Sabían que eran los mejores , pero ningún equipo de la liga de jugadores blancos se le ocurriría jugar con ellos. Era 1944, Eagles sólo habían perdido un perdido en la temporada y John B. McLendon, se iba haciendo un nombre como entrenador con sólo 28 años.

Por la otra parte,"Blue Devils "de la universidad de Duke habían ganado el Campeonato de Conferencia del Sur.
 El equipo de facultad de medicina era quizás de lo mejor que había en esa liga sus jugadores más destacados eran Dick Thistlethwaite, una antigua estrella en la Universidad de Richmond, como pivot.
David Hubbell, había comenzado destacando en Duke, Homer Sieber había jugado en el Colegio Roanoke, y Dick Symmonds en la Metodista Central en Missouri.
Jack Burgess, el miembro más reciente del equipo, había jugado de base en la Universidad de Montana. Fue Jack Burgess quién consiguió que se jugara un partido prohibido entre negros y blancos , llegando a convencer a sus compañeros vacilantes. Al final, aceptaron aquel reto para saber quien eran mejores " Pensamos que nosotros podríamos ganarles" dice David Hubbell.

Aquella mañana, los estómagos estuvieron muy revueltos para aquellos jugadores clandestinos.
" Nunca había jugado al baloncesto contra una persona blanca antes, y yo era un poco inestable" dijo Stanley.

 Los primeros minutos del partido estuvieron plagados de errores por ambos bandos. Algunos jugadores del equipo de los blancos no sabían contra quien iban a jugar, y los negros, educados en la segregación, evitaban mirar a un blanco a la cara, con lo que una defensa al hombre se hacía difícil.
De esa manera, el juego comenzó con escasa fluidez. Se realizaron al principio tiros muy rutinarios y sin contacto.
Se fueron los nervios lógicos y Burgess realizó una buena asistencia a Thistlethwaite y la pelota entró , mientras, el tiro de Hubbell comenzaba a surtir efecto.
Los jugadores de Eagles se animaron también. Big Dog, su enorme pivot hizo de las suyas, mientras que Boogie y Cootie robaban la bola y corrían fulgurantes por la cancha.
 Stanley era el jugador más jóven de los Eagles con 16 años, decía para sí “¡Eh!, podemos ganar a estos tipos. No son superhombres. Son solamente hombres como nosotros".

Ya en la segunda mitad, Eagles despegaba del marcador ya que anotaba casi en cada posesión. El juego de Eagles no se había visto antes , denominado "fast-break strategy", consistente en que todos los jugadores podían correr con o sin balón, tanto para atacar como para defender.
 Este estilo fue el primero en introducir conceptos que siguen vigentes en el baloncesto actual como la transición rápida defensa-ataque (en el baloncesto primitivo los jugadores iban pasándose la pelota en posiciones estáticas hasta encontrar posición de tiro.
De esa manera, los de McLendon evidenciaron la superioridad física y táctica en el marcador: al final, Universidad para Negros de Carolina del Norte 88 - 44 Escuela de Medicina de Duke.


JOHN McLENDON 


 McLendon nació el 5 de abril de 1915 en Hiawatha, Kansas y fallecido el 8 de octubre de 1999 en Cleveland Heights, Ohio).

Aprendió el juego del baloncesto siendo estudiante en la Universidad de Kansas donde era director deportivo James Naismith, el inventor del baloncesto, y acabó siendo ayudante suyo.

Sin embargo, no pudo jugar en el equipo debido a la segregación racial, que hizo que hasta 1951 ningún jugador negro participara en partido universitario alguno, fuera de su ámbito.

Comenzó su carrera como entrenador en universidades solo para afroamericanos y varios equipos de la liga universitaria,

Así como también a los Cleveland Pipers de la ABL. Su primer contrato profesional fue con ellos , en 1961, convirtiéndose en el primer afroamericano en dirigir desde el banquillo a un equipo profesional.
Posteriormente regresó al baloncesto universitario, para convertirse en 1967 en el primer afroamericano en dirigir un equipo universitario de las universidades de gente blanca.
Hay que reseñar que McLendon, es el primer entrenador en la historia en ganar tres títulos nacionales consecutivos.
 Poco más tarde, en 1969, se convertiría también el el primer negro en entrenar a un equipo de la ABA, al fichar por los Denver Rockets, curiosamente una liga con un altísimo porcentaje de jugadores de color. Dirigió 28 partidos, en los cuales consiguió 9 victorias y 19 derrotas.3



McLendon  destacaba por su personalidad cautivadora y una conducta correctísima, fue un extraordinario conocedor del juego del baloncesto.

Tenía un curriculum como entrenador que provocó envidia en la profesión, considerado como uno de los principales embajadores del baloncesto en USA, durante 60 años.


JACK BURGESS 
Nuestro protagonista blanco jugó como base para los Montana Grizzlies, y como ya he mencionado fue el verdadero catalizador de que se realizara el Secret Game, como jugador y estudiante de medicina de Duke.
 Nacido en la ciudad de Wolf Point, en la reserva india de Fort Peck, Burgess se sentía muy cercano a los temas de relaciones raciales que fue a más en la década de 1940.
Creció muy afín a los nativos americanos, y compartió habitación con Joe Taylor, un compañero de equipo negro en la Universidad de Michigan, en viajes por carretera.
 Burgess y Taylor formaron parte de los equipos Grizzly que terminaron 14-10 bajo el legendario entrenador de la UM George "Jiggs" Dahlberg y 15-9 con Clyde Carpenter y Ed Chinske.

 Mientras tanto, la Segunda Guerra Mundial alcanzaba su punto más álgido, y Burgess y sus compañeros de equipo de Montana se alistaron al terminar la temporada 1942-43.
 Taylor entró en una unidad negra. "Fue lo último que vi de Joe", dijo Burgess en una entrevista de 1997 con ABC Nightline. "Fue por un lado, y yo por el otro".



 A partir de ahí, Burgess siguió sirviendo a su país también en la Guerra de Corea como médico en la evacuación de heridos y después como director de trenes hospitalarios.
 Años después ,Burgess acabó su residencia , en la Western Kentucky University, y llegó a realizar programas de “baloncesto universitario integrado” en la región con la incorporación de dos jugadores negros en 1963.
 A los 80 años Burgess falleció el 19 de julio de 2003 tras intervención quirúrgica por múltiples problemas en una válvula cardíaca.


UN PARTIDO SECRETO QUE SERA RECORDADO PARA SIEMPRE 
Es una paradoja que aquel partido tan ilegal, tan furtivo, tan secreto se convertiría en un hecho que se recordará para siempre a pesar de lo frágil que tiene la memoria el ser humano para cometer tantas veces los mismos errores.
Integrantes del partido,50 años despues.
Es muy significativa la frase de uno de los protagonistas de aquel partido: "Sólo éramos hijos de Dios, disfrutando con el baloncesto", afirmaría George Parks.
 Y es que, lo más grande del partido sucedió después ,cuando todos decidieron que ya estaban cansados, los jugadores de la Universidad para Negros invitaron a los jugadores de Duke a tomar unas cervezas.
Lo malo, es que tenía que ser en los vestuarios, claro; no podían estar juntos en un bar. Unas horas después, los estudiantes de medicina regresaron a Duke. Y no daban crédito que se hubieran incumplido las leyes de Jim Crow. Cometieron un acto ilegal por una gran causa: la convivencia entre seres humanos a traves del "Partido Secreto".


BIBLIOGRAFIA
Jim Crow losses ,“The Secret Game" por Scott Ellsworth

Hoop Dreams: Jack Burgess por Fritz Neighbor

Publicado por @basketatodoritm

Salu2 anelkianos

4 comentarios:

  1. joder...que maravilla de texto, que vergüenza de situación, cuando dejaremos de ver al de al lado como blanco, negro, verde o amarillo, joder, somos personas...punto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y lo terrible es que esta historia no tiene tantos años... increíble, pero cierto!

      Eliminar
  2. dicho esto, me encantaria contar esta historia para el podcast de flagrant foul, o si te animas, que la constases tú mismo, esta historia es un vintage maravilloso, ya me diras si te animas a hacerme un audio con ella o me dejas coger tu escrito y hago yo el audio contandolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainnns, perdona Jordi! No sé que pasa con los comentarios en mi blog, y no los veo!
      Claro, coge lo que quieras! Muchas gracias por tus palabras!
      Un abrazo!

      Eliminar